Católicos y vida pública

La Universidad Santo Tomás, con el apoyo del Arzobispado de Santiago y con la bendición especial del entonces Cardenal Joseph Ratzinger, inició el año 2005 los Congresos Iberoamericanos “Católicos y Vida Pública”, encuentros que tienen su inspiración en la exitosa experiencia de la Universidad San Pablo CEU de España.

El objetivo es propiciar un encuentro académico abierto para los católicos interesados en reflexionar sobre cómo el evangelio ilumina los diversos aspectos de la vida, no solo en la dimensión personal, sino que también en el campo social y laboral, escuchando el testimonio de personajes destacados en diversos campos.

XVIII Congreso

Con una historia de más de 17 años, este desafiante 2022 nos interpela lo que haría Jesús en nuestro lugar con el deseo de construir una casa fraterna: el Chile que queremos. Cuantos vivimos en esta tierra chilena estamos llamados a aportar desde lo que somos y vivimos, sobre todo si nos ilumina la fe, que nos permite ver en los demás a hermanos y colaboradores y no a contrincantes, con quienes construir fraternidad con vistas al bien común.

Todas las dimensiones sociales son relevantes para esta construcción: la economía, la política, la educación, el medio ambiente, el compromiso social y comunitario, la integración de migrantes, el papel de la mujer, de los jóvenes y del adulto mayor, la solidaridad, la historia, la sociología, etc. Todas pueden ser iluminadas por los principios orientadores de la Doctrina Social de la Iglesia, que, como madre y maestra, guía a sus hijos a hacer vida el Evangelio en el seno de la sociedad.

Así lo ha dicho el Papa Francisco: “a la luz del Evangelio, la Iglesia ha desarrollado algunos principios sociales que son fundamentales (cfr Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, 160-208), principios que pueden ayudarnos a ir adelante, para preparar el futuro que necesitamos. Cito los principales, entre ellos estrechamente relacionados entre sí: el principio de la dignidad de la persona, el principio del bien común, el principio de la opción preferencial por los pobres, el principio del destino universal de los bienes, el principio de la solidaridad, de la subsidiariedad, el principio del cuidado de nuestra casa común. Estos principios ayudan a los dirigentes, los responsables de la sociedad a llevar adelante el crecimiento y también […] la sanación del tejido personal y social. Todos estos principios expresan, de formas diferentes, las virtudes de la fe, de la esperanza y del amor” (5 agosto 2020).

Nuestro XVIII Congreso se vivirá este año de manera híbrida, on line para cuantos no puedan hacerse parte presencial de las jornadas del norte en Iquique, el martes 23 de agosto, y del sur en Concepción, el jueves 25 de agosto.

Agradecemos el apoyo de aliados estratégicos como Voces Católicas, Radio María y, por supuesto, cada una de las sedes de UST, CFT e IPST, y tantas personas que rezan y participan para hacer de esta historia una semilla del Reino.

Inscripciones >