Tema Sello 2020

Conoce los valores de Santo Tomás de Aquino a través de nuestro personaje del Tema Sello, Helen Keller, quien encarna el Respeto y la Inclusión.

Respeto e Inclusión de la mano de Helen Keller

Según es tradición en nuestra casa de estudios, el Tema Sello 2020 está inspirado en uno de nuestros valores institucionales, este año en concreto, en el respeto e inclusión; base de nuestro sello.

El peso y riqueza de cada persona humana, precisamente por ser persona, le da un valor y una dignidad que nadie le puede arrebatar y que debe traducirse en actitudes y gestos acordes a su valor, es decir, que le hagan justicia. Si la justicia es dar a cada uno lo que le corresponde, a cada persona, por poseer un valor y dignidad tan altas, hay que tratarla de acuerdo a lo que es; y eso se traduce en el respeto y en la inclusión.

Queremos promover, pues, un trato adecuado y respetuoso a cada persona que nazca de la valoración y acogida positiva de sus diferencias individuales, pues manifiestan su identidad original. La pluralidad de visiones de mundo, multiplicidad de proyectos de vida, diferentes intereses y capacidades, son un aporte que enriquece a la comunidad y permite la mutua complementariedad. De ahí que este valor se vincula con la fraternidad y tiene su fuente en la dignidad de cada persona, como un sujeto único, irremplazable, con peculiaridades personales propias. Esto permite favorecer una inclusión que genere sentido de pertenencia y un ambiente accesible y de oportunidades. Todo lo anterior posibilita una sociedad más inclusiva y con oportunidades.

Ante este desafío queremos descubrir y aprender de la riqueza de una mujer que, con gran esfuerzo personal y la ayuda inestimable de su maestra y guía, levantó la mirada y se abrió camino en una sociedad que la respetó e incluyó por su valor y dignidad: Helen Keller. Su ceguera y sordera no le impidió caminar con la frente erguida y poner de manifiesto el valor de cada persona, con independencia de sus características y condición, y el trato respetuoso e inclusivo que merece por ello. Con ella, de su mano, que le abría la puerta al mundo exterior y a las demás personas, queremos vivir el Respeto e inclusión.

Acogemos, incluimos y respetamos a cada persona si captamos su valor y su dignidad, y eso es más profundo que lo que vemos y tocamos, pues es esencial. Por eso decía ella: “Lo mejor y lo más bonito de esta vida no puede verse ni tocarse, debe sentirse con el corazón”.

De la mano de Helen Keller integraremos opciones de crecer en respeto y de aprender a incluir a cada uno de cuantos compartimos la aventura humana, sobre todo cuantos conformamos esta gran comunidad Santo Tomás, a ejemplo de nuestro patrón, que tanto valoró a cada persona.

Tomás de Aquino pone la base:

“[…] es necesario que exista un orden conveniente entre el hombre y sus semejantes en la vida ordinaria, tanto en sus palabras como en sus obras; es decir, que uno se comporte con los otros del modo debido… a esta virtud la llamamos amistad o afabilidad” (Suma Teológica).

Concurso

CONCURSO DE CUENTOS BREVES:

MEMORIAS DE RESPETO E INCLUSIÓN

Como institución de educación inspirada en Santo Tomás de Aquino, queremos contribuir a la formación y educación de nuestros estudiantes potenciando sus talentos y cualidades, es decir, a “formar al hombre hasta su estado perfecto en cuanto hombre, que es el estado de la virtud”. La dimensión valórica de cada persona es tan fundamental que se va consolidando transversalmente a través de múltiples actividades: disciplinares, lingüísticas, artísticas o estéticas, experienciales y de la aproximación a modelos que encarnen los valores que más nos humanizan.

Las habilidades comunicativas son una dimensión fundamental del crecimiento personal, y juegan un rol fundamental en el quehacer educativo. Por esta razón, la Dirección de Formación e Identidad, a través de la reflexión de los valores que impulsa el Tema y Personaje Sello de cada año, promueve la habilidad de la escritura con un concurso de cuentos breves, en el que se convoca a los estudiantes de todas las carreras de Santo Tomás a que plasmen historias que reflejen los valores institucionales.  Los ganadores de este concurso se socializarán a través de las plataformas de nuestra institución.

El valor de este año que será Respeto e Inclusión y el personaje sello, Helen Keller, “Lo mejor y lo más bonito de esta vida no puede verse ni tocarse, debe sentirse con el corazón”, te proponemos este año 2020 descubrir en el Respeto y la Inclusión valores orientadores en el estudio y logro de conquistas intelectuales, sino también para la toma de decisiones moralmente buenas, es decir, acordes a lo que nos perfecciona como personas.

Cada persona posee un gran valor por el puro hecho de ser persona. Ser persona es lo más perfecto de la naturaleza, y por eso es digno del mayor de nuestro respeto. El valor Respeto e Inclusión consiste en definitiva en tratar a cada persona de manera adecuada y acogedora, acogiéndola positivamente en su riqueza personal.

Helen Keller hizo de su vida un testimonio de Respeto e Inclusión.  Desde la pérdida de la visión y de la audición siendo muy pequeña contó con el apoyo de su familia y de la profunda vocación educadora de su maestra Anne Sullivan, quien le enseñó a desplegar las herramientas necesarias para reconectarse con el mundo.

Helen Keller hizo de su vida un testimonio de superación y logro de todas las metas que se propuso, donde valores como el Respeto e Inclusión, su compromiso personal en todos los ámbitos, le permitió bajar barreras y abrir caminos que para muchos que con su testimonio emprendieron iguales caminos.

Participantes

  1. Podrán participar estudiantes de todas las carreras de las instituciones Santo Tomás del país.
  2. Se podrá concursar con un solo cuento.
  3. El cuento enviado debe ser inédito, no se considerarán traducciones de cuentos publicados en otro idioma ni alguna forma de plagio.
  4. El cuento debe indicar pseudónimo, nombre completo, correo electrónico, carrera, sede y título.
  5. Los cuentos se enviarán por vía digital al Director (a) de Formación e Identidad de cada sede o al docente de la asignatura que lo motivó a participar.

Normativa

  1. La extensión del cuento será de un máximo de mil palabras, y un mínimo de 500, espaciado 1.2 con letra Calibri tamaño 12, márgenes normales. Todo cuento que sobrepase estas características será excluido del concurso.
  2. Los cuentos deberán vincularse con el valor que inspira el Tema Sello 2020: Respeto e Inclusión.
  3. La fecha de entrega es hasta el viernes 27 de noviembre de 2020 a las 23:59 horas.
  4. El jurado de cada sede será integrado por la Dirección de Formación e Identidad y representante de la Coordinación de Lenguaje.
  5. Habrá primer lugar, segundo lugar y una mención honrosa; o tercer premio en la fase nacional.
  6. Cada sede enviará el cuento ganador a la Dirección Nacional de Formación e Identidad.
  7. Un jurado nacional determinará los tres primeros lugares y menciones honrosas.
  8. El fallo del jurado será inapelable.
  9. Los tres cuentos finalistas y las menciones honrosas nacionales serán publicados en la Web del Tema Sello, con debida identificación de sus autores (fotografía, nombre, carrera y sede a la que pertenece).
  10. Los cuentos enviados quedarán a disposición de la Dirección de Formación e Identidad Santo Tomás y se ingresarán a Biblioteca digital como evidencia de la producción literaria de nuestro alumnado.
  11. Las cuestiones no consideradas específicamente en estas bases serán resueltas por el jurado.

Jurado

La Dirección de Formación e Identidad y la/s Coordinación/es de Lenguaje de cada sede conformará un jurado compuesto por tres profesores que evaluarán los cuentos según las bases y la rúbrica adjunta como anexo 1.

El jurado nacional será conformado por la Directora Nacional de Formación e Identidad, la Coordinadora Nacional de Lenguaje, y un periodista y experto, que evaluarán los cuentos según las bases y la rúbrica que se adjunta como anexo 1.

Premios

Sede:

Primer Lugar: Gifcard por $50.000*.-

Segundo Lugar: Gifcard por $30.000*.-

Mención honrosa: Pen drive.

Nacional:

  • Primer Lugar: Giftcard de $100.000*.
  • Segundo: Giftcard de $ 50.000*.-
  • Tercer lugar: Giftcard de $ 000*.-
  • Menciones honrosas.

* Sujeto a factibilidad de gestión.

Orientaciones para escribir el cuento

  • Todo cuento tiene como estructura formal un planteamiento de una situación, nudo y desenlace. Su objetivo es contar cómo se resuelve un conflicto y qué cambio se aprecia con respecto de lo que se señalaba en las primeras líneas.
  • Un cuento es algo significativo, no cotidiano, que vale la pena ser contado. Se cuenta un detalle, algo preciso pero que tiene un gran significado. Evite los lugares comunes, nadie escribe algo sobre lo que ya se ha dicho mil veces.
  • Habitualmente no hay un período de tiempo muy extenso entre el principio y el final de la historia.
  • Conviene evitar la proliferación de personajes y detalles.
  • Los escenarios en donde ocurre la acción son reducidos y no se recurre a descripciones avanzadas de los mismos, lo que importa es la acción.
  • Un cuento es un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar lo que se cuenta y lo que no para encontrar las palabras precisas. En tal sentido, el título es muy importante: ha de ser ya una pista de lo que encontraremos en el cuento.

Frases de Helen Keller (1880 – 1968)

  1. “Lo mejor y lo más bonito de esta vida no puede verse ni tocarse, debe sentirse con el corazón”.
  2. “Mantén tu rostro hacia la luz del sol y no verás la sombra”.
  3. “El optimismo es la fe que conduce al éxito. Nada puede hacerse sin esperanza y confianza”.
  4. “Uno no debe nunca consentir arrastrarse cuando siente el impulso de volar”.
  5. “El mundo está lleno de sufrimiento, pero también de superación del mismo”.
  6. “La seguridad es más que nada una superstición. La vida es una aventura atrevida o no es nada”.
  7. “Mucha gente se hace una idea equivocada sobre la verdadera felicidad. No se consigue satisfaciendo los propios deseos, sino siendo fieles a un cometido que merezca la pena”.
  8. “Cuando una puerta de felicidad se cierra, otra se abre, pero muchas veces miramos tanto tiempo la puerta cerrada que no vemos la que se ha abierto para nosotros”.
  9. “Las personas no pueden ser desarrolladas en la sencillez y el silencio. Sólo a través de probarse a sí mismo y la experiencia del sufrimiento, pueden ser el espíritu fortalecido, la ambición inspirada y el éxito conseguido”.
  10. “En el maravilloso reino de la mente he de ser libre como los demás”.
  11. “Difícil ser mujer, universitaria y discapacitada en Estados Unidos a principios del siglo XX”.
  12. “No existe una manera más hermosa de dar gracias a Dios por tu vista, que brindando una mano de ayuda a aquellos que por carecer de ella viven en la oscuridad”.
  13. “La forma, la proporción y el orden son elementos evidentes al tacto. Pero la belleza y el ritmo son, como el amor y la fidelidad, más profundos que éstos”.
  14. “La cuestión más importante no es el tipo de entorno que tenemos, sino el tipo de pensamientos que elaboramos cada día, el tipo de ideales que seguimos; en una palabra, el tipo de hombres y mujeres que somos realmente”.
  15. “Cuando hacemos lo mejor que podemos, nunca sabemos qué milagro se produce en nuestra vida o en la de otros”.
  16. “Soy sólo una persona. Pero aún soy una persona. No puedo hacer todo, pero puedo hacer algo. No voy a rehusar a hacer el “algo” que puedo hacer”.

Biografía de Helen Keller

Biografía de Helen Keller

 Recopilado por Ignacio Serrano del Pozo

El destacado primer ministro inglés, Winston Churchill, dijo de Helen Keller que era “la mujer más extraordinaria de nuestra época” y el reputado escritor Mark Twain, escribió que “Helen Keller es la mujer más maravillosa que ha existido desde Juana de Arco”. Su vida inspiró una obra de teatro y su biografía ha sido llevada a la pantalla un sinnúmero de veces.[1] Existen hospitales, asilos, colegios y centros de formación que llevan su nombre. ¿Pero quién es esta mujer que este año marca el Tema Sello? Helen Keller fue una escritora, oradora, y activista política norteamericana. Escribió una docena de libros y viajo por todo el mundo para apoyar a los discapacitados. Todo esto a pesar de que ella misma era completamente ciega y sorda.

Helen Adams Keller nació en una pequeña hacienda agrícola ubicada en Alabama, al sur de los Estados Unidos, el 27 de junio de 1880. Producto de una enfermedad y fiebre alta -no se sabe si escarlatina o meningitis- sus padres descubrieron que a sus tempranos 19 meses de vida había perdido el sentido de la audición y la vista. Su papá era un antiguo capitán del ejército de la Confederación y editor de un periódico regional, y su madre Kate, varios años menor que su marido, era hija también de un militar del sur.

Dada la imposibilidad que tenían los padres de atender a la pequeña Helen, ella se volvió una chiquilla iracunda y caprichosa. La consentían en todo lo que quería, y aplacaban sus pataletas y berrinches con dulces y mimos. Parecía la única forma de difuminar la densa niebla que mantenía aislada a su hija enferma.

La situación se volvió insoportable, hasta que gracias a la influencia del famoso inventor Alexander Graham Bell, la familia Keller conoció el Instituto Perkins para ciegos. Allí se contactaron con Anne Sullivan, una joven que también había perdido parte de su visión, y que sería la encargada de apoyar a la hija del desesperado matrimonio e iluminar su vida para siempre. La señorita Sullivan llegó a la casa de su alumna ciega y sorda cuando esta tenía 6 años de edad. Y aunque al principio la relación sería de mucha dificultad, la perseverancia, la fe, y la creatividad de esta joven maestra lograron despertar la inteligencia dormida de Helen Keller y dotarla de la autonomía que su discapacidad le había arrebatado. La estrategia formativa de Anne Sullivan consistió en marcar las palabras que iba enseñándole a su pupila con signos en su mano, en la confianza de que si Helen carecía del sentido de la vista y la audición, el tacto podría volverse un instrumento privilegiado de comunicación. Si otros niños aprendían por imitación, Sullivan generaría muchas veces el mismo gesto hasta grabárselo en la palma de la mano y mente de su alumna. Luego de un mes de intentos, muchos fallidos, y sintiendo en una ocasión la pequeña Helen el chorro de agua fresca proveniente de un grifo, ella hizo –para alegría infinita de su profesora y en una especie de inesperada revelación- el gesto con sus dedos que identificaba esa realidad. Pronto empezaron a aparecer otros términos, como mamá, papá, muñeca, hasta otras palabras más complejas que se referían a sentimientos o a acciones. “De pronto mi mundo se llenó de luz, y las palabras despejaron las tinieblas” escribió después la misma Helen sobre esa experiencia, llena de agradecimiento hacia su mentora.

Tras aprender sustantivos y verbos, Anne Sullivan puso un desafío mayor.  Enseñarle a Helen a leer en sistema Braille y a utilizar un lápiz para escribir. Así aprendió matemáticas, biología, e incluso a leer idiomas como francés, alemán, griego y latín. Se cuenta que leía hasta tarde libros que guardaba entre las sábanas de su cama. No contento con esta meta, en 1890 se mudaron ambas mujeres a una escuela en Boston para sordomudos, dirigido por la famosa educadora Sarah Fuller, quien había logrado que muchos estudiantes discapacitados pudieran expresarse vocalmente. Para este efecto, Helen Keller aprendió el método Tadoma, que consistía en sentir con una mano las vibraciones que otra persona emitía al hablar, tocando con los dedos su nariz, sus labios y su garganta. Este procedimiento lo perfeccionó nuevamente gracias a la dedicación de la maestra de toda su vida, e incluso pudo emitir sus propias palabras, aun con mucha dificultad.[2]

Como si no hubiese límites para esta mujer, Helen Keller ingresó a la universidad en 1900. Se matriculó en Radcliffe College. Allí conoció, además, a grupos de defensa de los derechos de la mujer y el movimiento por los derechos de trabajadores, pues se sintió muy afectada al enterarse que la mayor cantidad de ciegos se encontraban entre la población más pobre, operando en fábricas en precarias condiciones.

En esa época empezó, además, a escribir sus primeros libros. Su autobiografía, La historia de la mi vida, se publicó en 1903. Traducida a más de 50 idiomas, fue un éxito para el público y ante la crítica. Más tarde, terminada la universidad con honores, escribiría otros títulos como El mundo en el que vivo, Canción del muro de piedra y Fuera de la oscuridad.

En 1912 concedió el primer reportaje, y pronto su fama empezó a expandirse. Durante los años de 1920, Helen Keller comenzó a viajar por todo Estados Unidos realizando conferencias en compañía de Anne Sullivan. Ella moriría en 1936, pero eso no impediría que Helen continuara abogando por las personas con discapacidad. Incluso escribiendo sobre temas controvertidos como la prostitución y la sífilis, que era una de las principales causas de la ceguera.

Entre 1946 y 1957 Helen Keller recorrió 35 países de Europa, África y Sudamérica, incluso estuvo en dos ocasiones en Chile. Como pacifista, visitó también Hiroshima y Nagasaki después del bombardeo, y acompañó y dio ánimo a muchos soldados que habían perdido la vista o la audición a causa de la guerra.

Helen Keller murió mientras dormía un 1 de junio de 1968, a los 87 años de edad. Había recibido la Medalla Presidencial de la Libertad y había sido incluida en el Salón de la Fama de Mujeres de Nueva York. Poco antes de partir, le confesó a un amigo: “En estos oscuros y silenciosos años, Dios ha estado utilizando mi vida para un propósito que no conozco, pero un día lo entenderé y entonces estaré satisfecha”.[3] Sin duda hoy podemos saber mucho mejor lo que quería Dios con esta formidable y ejemplar mujer.


[1] En Internet puede encontrase “Un milagro para Helen” en su versión de 2015 https://www.youtube.com/watch?v=brlshNaBa9Y y en su versión de 1962 https://www.youtube.com/watch?v=4BHKujXvHuI

[2] Existe en youtube un interesante video de Helen Keller con Anne Sullivan, que muestra precisamente cómo funcionaba este extraordinario método. https://www.youtube.com/watch?v=mnLJ6bf5sy0

[3] Un registro sobre estas horas oscuras, y su actitud llena de esperanza, puede verse en https://www.youtube.com/watch?v=2JRlUNMp6ls