Tema Sello 2023

Según ya es tradición en nuestra casa de estudios, presentamos el Tema Sello 2023, el cual está inspirado en uno de nuestros valores institucionales, este año en concreto en el valor de la Solidaridad y Fraternidad; base de nuestro sello valórico, inspirado en quien da nombre a nuestra institución, Santo Tomás de Aquino.

María Montessori: “Ayúdame a hacerlo por mí mismo”

Cada persona humana posee una riqueza en sí misma y gracias a su trabajo personal de crecimiento y al apoyo de otras personas, puede embellecerse y crecer más aún: en lo intelectual, en lo moral, en lo afectivo, en su libertad, integral, etc. Aspirar a ser lo mejor que podamos ser es la meta de la excelencia, y el camino no puede ser otro que la superación y el esfuerzo constante. No consiste en ser exitoso siempre y en todo momento, pero sí en seguir avanzando, incluso después de las caídas que pueda haber para retomar el camino hacia la meta. Para Tomás de Aquino la excelencia es parte de lo que aspira a conseguir la virtud de la magnanimidad que es la actitud por la que aspiramos a metas e ideales elevados y tenemos fuerzas para superar las dificultades hasta lograrlos.

A lo largo del “viaje” educativo, cada paso y cada refuerzo que damos en las instituciones Santo Tomás nos ayuda ser constantes, a llegar a la excelencia a través del esfuerzo personal y comunitario. Pero recuerda que ese viaje no lo hacemos solos, sino que nos apoyamos mutuamente, aunque a veces cueste.

Así lo vivió la profesora y doctora María Montessori. Lo vivió en primera persona y hacia tantos a quienes ayudó a crecer -niños/as. Su vida fue un viaje, accidentado pero lleno de entusiasmo y de esfuerzo, que culminó en su excelencia personal pero no individualista, sino vinculada a tantos niños a los que ayudó crecer, desde lo que eran hasta lo que debían y querían llegar a ser. Supo adecuarse a cada persona para que avanzara con sus propios pasos -ese era su método- y les ayudaba centrarse para dar un paso cada vez. Su lema: “Ayúdame a hacerlo por mí mismo”.

El viaje es personal. Como el tuyo y el mío. Conocerla nos ayudará también a crecer en la excelencia a través del esfuerzo.

Tomás de Aquino, nuestro patrono, también lo vivió y lo declaraba así:

“Para realizar grandes obras, hace falta constancia, prudencia, diligencia y reciedumbre” (Suma Teológica).

BIOGRAFIA

Mujer extraordinaria que revolucionó el siglo XIX con nuevos paradigmas de la educación de niños, niñas y adolescentes.

Hija única del matrimonio italiano formado por Alessandro Montessori, un militar de ascendencia noble y Renide Stoppani, mujer de la alta sociedad. Nace en Chiaravalle, provincia de Ancona, Italia, el 31 de agosto de 1870. María se crio en medio de una tradicional familia católica de aquel tiempo, llegada la edad de elegir qué estudiar, eligió Ingeniería en lugar de alguna carrera clásica para las mujeres de la época, como pedagogía o literatura.  A pesar de los grandes esfuerzos que tuvo que hacer para superar los obstáculos que implicó su determinación de ser ingeniera, se retira de la carrera y decide ser médico con  la oposición inicial de su padre y la negativa del director de la Facultad de Medicina por su condición de mujer. Superó muchos obstáculos, prejuicios y dificultades demostrando excelencia y esfuerzo en los estudios, obteniendo por ellos reconocimientos y becas, lo que le permitió en 1896 convertirse en la primera mujer médico de la Universidad de Roma y una de las primeras mujeres médicos de Italia. En 1902, María Montessori retoma su formación, ahora para estudiar Pedagogía, Psicología Experimental y Antropología, pues su paso por la Real Escuela Técnica Michelangelo Buonarroti donde estudió Ingeniería le sirvió para entender como NO debía ser una escuela.

María Montessori revolucionó los parámetros de la educación existentes hasta ese momento, poniendo a los y las infantes como genuinos protagonistas de todo el proceso educativo. Revolucionó tan radicalmente la educación infantil, que nada pudo ser igual que antes. Fue así como ella, en la combinación vital de la medicina y la educación fue haciéndose más conocida desarrollando una cierta filosofía de la educación que lleva su nombre. Sus escritos sobre pedagogía donde introdujo conceptos educativos novedosos y de profunda significancia con relación al beneficio de la libertad de los pequeños y la introducción del juego a la enseñanza, han sido y siguen siendo lectura obligada en el estudio y las profundizaciones didácticas y metodológicas.

La filosofía Montessori valora todo tipo de inteligencias y estilos de aprendizaje. Los temas se entrelazan, no se enseñan de forma aislada siendo los niños y niñas libres de trabajar y desarrollarse a su propio ritmo con los materiales que han elegido, ya sea solos o con otros.

Su filosofía y método se han extendido por todo el mundo, defiende el desarrollo de la iniciativa y de la autoconfianza sin los límites de una severa disciplina, pero sí considera y aprecia el propio esfuerzo, que conduce a la excelencia de los resultados tras un trabajo perseverante, atento y meticuloso. Sus primeras experiencias fueron con menores en riesgo social y con niños hospitalizados por tener alguna condición psíquica considerada “anormal” en aquellos tiempos.

En el año 1907 surge la oportunidad de formar la primera casa de niños con hijos e hijas de obreros a la que pronto le seguirían otras tres “Casa dei Bambini” en Roma y dado su éxito, se extendieron al resto de Europa. En 1909 María Montessori publicó su famoso libro basado en esta experiencia: “The Montessori Method” y con mucho esfuerzo inició una gira por el mundo dando conferencias y difundiendo sus ideas.

Una anécdota interesante es que, en 1912 el científico estadounidense Alejandro Graham Bell y su hija, quienes habían conocido el trabajo de Montessori a través de un artículo de revista, la invitaron a EEUU para dar unas disertaciones. Cuando llegó a Norteamérica, le organizaron una gran bienvenida en la Casa Blanca y se hospedó en la casa del científico Thomas Alva Edison. La revista McClure’s, una de las publicaciones más famosas de esa época, dedicó un artículo extenso a Montessori, y en octubre de 1911 se abrió en Tarrytown, Nueva York, la primera escuela Montessori estadounidense, a cargo de Anne Everett George posteriormente se siguieron inaugurando escuelas y en 1929 se fundó la “Association Montessori Internationale” para preservar la integridad de su legado.

A raíz de la creación y socialización de estos principios innovadores en un contexto difícil cultural, política y socialmente, una vez más tuvo que sortear numerosas dificultades, hasta el punto de obligarle a tener que abandonar la Italia fascista de 1933, porque su experiencia educativa chocaba frontalmente con el sistema totalitario. El fascismo se servía de la escuela para adoctrinar a los jóvenes, los entrenaba para obedecer órdenes, y no para pensar y ser libres. Los convertía en instrumentos de guerra, y no de paz.

Durante su exilio María Montessori vivió en España, en Holanda, y en la India.  En estos países desarrolló diversos programas de formación destinados a nuevos docentes. La experiencia bélica la llevó a profundizar en los temas educativos relacionados con la paz, llegando a la conclusión de que la educación es el único camino para construir la Paz. Precisamente por estos trabajos, fue nominada al Premio Nobel de la Paz, en tres oportunidades.

María Montessori falleció el 6 de mayo de 1952, a la edad de ochenta y dos años en su casa de Holanda. Concluía toda una vida de duros combates, dedicada a la defensa del mundo de los niños y niñas. Había sido la primera mujer que obtuvo el grado de Doctor en Medicina de Italia. Se especializó en Neurología, estudió Antropología, Filosofía y Psicología, pero, sin duda, lo esencial de su legado para el siglo XXI, radica en su continúa búsqueda científica, y en su permanente deseo de  conocer más y mejor los secretos de la infancia.[1]

 

 

[1] Conf.: https://asociacionmontessori.net/biografia/

FOTOS & VIDEOS

Fotos

Compartiendo con una de sus estudiantes

Enseñando a sus estudiantes

Enseñando a sus estudiantes

Retrato

Compartiendo con su hijo y sus estudiantes

Junto a su hijo

Niños aplicando el método

Ella aplicando su método

Videos

Biografía

Su historia y su método

Frases

“Es necesario que nos enseñen y que nos dejemos guiar”[1]

“Hemos de ser educados, si queremos educar”[2]

“Ayúdame a hacerlo solo”[3]

“Ayúdame a hacerlo por mí mismo”[4]

“Educar es favorecer el desarrollo, la libertad pasa a ocupar un lugar fundamental”[5]

“Para educar, es esencial conocer a los que van a ser educados”[6]

“Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo”[7]

Esta es nuestra obligación hacia el niño: “Darle un rayo de luz y seguir nuestro camino”[8]

“La primera tarea de la Educación es agitar la vida, pero dejarla libre para que se desarrolle”[9]

“Cuando comprendamos todo lo que el niño aprende por sí mismo, sabremos mejor hasta dónde puede llegar el ser humano”[10]

“La educación ya no debe basarse en un programa preestablecido, sino en el conocimiento de la vida humana”[11]

“El niño es el constructor del hombre, y no existe ningún hombre que no se haya formado a partir del niño que fue una vez”[12]

“Sí el niño aún no es dueño de sus acciones, si no consigue obedecer a su propia voluntad aún menos conseguirá obedecer a otra persona”[13]

“La maestra debe permanecer silenciosa y pasiva en una paciente expectativa, casi reprimiéndose para anular su propia personalidad a fin de que el espíritu del niño pueda expansionarse libremente”[14]

“Pero sabiduría e inteligencia solo esperan ser despertadas en el niño”[15]

“Si el maestro no sabe distinguir el impulso puro de la energía espontanea que nace de un espíritu sereno, su acción no tendrá resultado” [16]

“La educadora se convierte en guardiana y custodia del ambiente; por ello se concentra en el ambiente en vez de dejarse distraer por la agitación de los niños”[17]

“La verdadera ayuda que puede prestar una educadora no consiste en seguir un sentimiento impulsivo, sino que derivara de una disciplina de la caridad”[18]

“Si el comportamiento de la educadora corresponde a las exigencias del grupo de niños que se le ha confiado, la educadora vera como en su clase las cualidades sociales florecen de modo sorprendente” [19]

“Intentemos comprender la naturaleza del amor. Consideremos lo que sobre él han dicho profetas y poetas, porque son ellos quienes han sabido dar forma y expresión a esta grande energía que llamamos amor”[20]

“El hombre que obra por sí mismo concentra sus fuerzas sobre sus propios actos, se conquista a sí mismo, multiplica su poder y se perfecciona”[21]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Citas:

[1] El Niño. El Secreto de la Infancia. Pág. 124.

[2] Idem.

[3] El Niño. El Secreto de la Infancia. Pág. 127.

[4] La Educación Montessori. Herramientas para innovar en la escuela. Pág. 72.

[5] El método de la pedagogía científica, Pág. 35.

[6] María Montessori. Biografía de una innovadora en la pedagogía. Pág. 48.

[7] Cuentos Montessori, para crecer felices. Pág. 26.

[8] Montessori, tu viaje personal. Pág. 37.

[9] Idem

[10] Montessori en casa. Pág. 26

[11] La mente absorbente del niño. Pág. 25.

[12] Ibid. Pág. 28

[13] Ibid. Pág. 326

[14] Ibid.  Pág. 331.

[15] Ibid. Pág. 333.

[16] Idem

[17] La mente absorbente del niño. Pág. 348

[18] Ibid. Pág. 353.

[19] Ibid. Pág. 354.

[20] Ibid. Pág. 363.

[21] Método de la pedagogía científica, Pág. 157.