Principios Tomistas

El pensamiento de Santo Tomás de Aquino orienta las labores pedagógicas y académicas de nuestra institución a través de los Principios Tomistas.

¿Cuáles son los principios tomistas en  Santo Tomás?

  • Realismo: Respeto al ser y al valor de la realidad objetiva, tanto en el conocimiento teórico como en la acción.
  • Universalidad: Apertura a todo lo bueno, venga de donde venga, para discernir y rescatar todo lo valioso, e integrarlo en una visión amplia y profunda.
  • Amor a la verdad: Búsqueda desinteresada del saber, motivada por el asombro ante la realidad, a la que se busca adecuar el entendimiento. Por esta razón se promueve el desarrollo intelectual.
  • Fe y Razón: Armonía entre las fuentes racionales y religiosas de conocimiento; respetando los métodos propios de cada disciplina y las opciones de fe personales.
  • Virtudes Morales: Formación humana integral, que promueva una disposición habitual y constante al bien. Se fomentarán, entre otras: fortaleza, responsabilidad, buen trato, prudencia.
  • Bien Común: Integración armónica de los miembros de la comunidad, en pos de la vida buena y feliz de todos y cada uno de ellos; poniendo al servicio de los demás las cualidades personales y profesionales.
  • Eminente dignidad de la persona humana: Valor especialísimo de la persona en función de su naturaleza espiritual –de la que dimana su libertad- y consecuentemente de su fin específico.

Estos principios se aplican a nuestro quehacer diario en la medida en que colaboramos en la formación integral de los jóvenes y en la verdadera educación, que consiste en “formar al hombre hasta su estado perfecto en cuanto hombre, que es el estado de la virtud” (Sto. Tomás de Aquino, Suma Teológica, parte III, cuestión 61, artículo 1).

¿Por qué Santo Tomás?

  • Porque es el “Patrono de todas las Escuelas y Universidades” (León XIII).
  • Porque es “el más santo entre los sabios y el más sabio entre los santos” (Pío XI).
  • Porque es “Modelo incomparable de investigador cristiano” y de “relación dialogal con el pensamiento de su tiempo” (Juan Pablo II).
  • Porque es el “Guía principal en el estudio de las disciplinas superiores” (Pío XI).
  • Porque la primera universidad que existió en Chile fue la “Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino”, de los Padres Dominicos (1622-1747).
  • Porque es el “Doctor de la Humanidad” y “Maestro de Pensamiento” (Juan Pablo II).
  • Porque es el “Doctor Común de la Iglesia”, “Lumbrera de la Iglesia y del Mundo” (Pablo VI).
  • Porque, “Con su carisma de filósofo y de teólogo, ofrece un valioso modelo de armonía entre razón y fe, dimensiones del espíritu humano que se realizan plenamente en el encuentro y en el diálogo entre sí” (Benedicto XVI).