Noticias

12 / 09 / 2012

El significado de las fiestas patrias

Cómo viven el 18 de septiembre los directores de la Red de Colegios Santo Tomás

La Red de Colegios Santo Tomás celebra las fiestas patrias. La Red de Colegios Santo Tomás celebra las fiestas patrias.

Preguntamos a los directores de los colegios en Santiago y regiones cómo viven y qué recuerdos tienen de estas celebraciones. A continuación sus relatos.

Algunos directores de la Red de Colegios Santo Tomás viven y respiran el 18 de septiembre a partir de los preparativos que se hacen en los colegios para conmemorar las fiestas patrias. Los ensayos de bailes y números para el gran acto conmemorativo del 18 de septiembre, a cargo de los alumnos, parten un mes antes y se desarrollan en la clase de educación física. Todo el despliegue termina con una gran fiesta multicolor en la que participa toda la comunidad escolar de los establecimientos. Aquí tenemos algunas de sus impresiones acerca del significado de las fiestas patrias.


“El entusiasmo que demuestran los alumnos por bailar los distintos bailes típicos es impresionante. La fiesta misma, es para mí muy emocionante, la preocupación de los apoderados y los alumnos por su presentación se refleja en un colegio multicolor, bullente, con música de variados ritmos folclóricos de fondo. Se puede apreciar un alto grado de identificación de la comunidad con el colegio”, comenta Jorge Burgos, director del Colegio Santo Tomás Antofagasta.


“Por segundo año celebraremos nuestras fiestas patrias en un día sábado especial, nos preparamos a compartir un día maravilloso que invita a la alegría. Apoderados motivados a asistir y presenciar a los alumnos y sus coreografías; cada nivel ha preparado bailes nacionales, representando a nuestra larga geografía y amplia cultura ancestral. Esperamos, nuevamente, un espectáculo notable”, señala, Marcia Villanueva, directora del Colegio Santo Tomás Los Ángeles.


“Acá en nuestro colegio se celebra el 18 chico con una feria costumbrista que es una especie de kermesse con puestos por cursos y se venden todo tipo de alimentos típicos chilenos, todos los cursos presentan bailes con vestimentas típicas a los apoderados, es un acto muy masivo,  es una fiesta preciosa. Este año la realizaremos el 6 de octubre y contempla presentaciones del Circo de los Tachuelas y el ballet Bafona”, relata María Isabel Trewhela, directora del Colegio Santo Tomás El Bosque.


“Rescatar los valores patrios en el colegio tiene que ver con el fortalecimiento de la identidad nacional, también tiene un fuerte componente emotivo pues nos remite a una infancia maravillosa llena de colores y olores característicos de esta fiesta nacional. Nuestro rol,  como docentes, es mantener los valores patrios en nuestros alumnos y a través de acciones pedagógicas y lúdicas crear en ellos su historia personal que el día de mañana serán  recuerdos inolvidables para una nueva generación de chilenos”, opina Faustino Villagra, director del Colegio Santo Tomás Puerto Montt.


Otros directores evocan experiencias de su niñez o su juventud con estas fiestas.


“Tengo gratos recuerdos relacionados con La Pampilla de Coquimbo que se celebraba entre los días 17 al 20 de septiembre (actualmente son más días, por el comercio). Era una de las fechas importante donde la tenida nueva era obligatoria, por supuesto que no eran jeans. Mi abuela materna, preparaba los almuerzos, entre otras exquisiteces: gallina rellena (gallina criada en el gallinero de la casa), arrollado, huevos chimbos y la rica chicha. Luego ¡a elevar el volantín!”, revive Nelly Plaza, directora del Colegio Santo Tomás La Serena.


“Intento recordar mis años de estudiante en el mes de la patria y nítidamente aparecen allí, las empanadas, los volantines y las ramadas… Lo pasábamos en familia, todos en casa ayudábamos a la mamá en preparar esas ricas y especiales empanadas de pino, que aunque parecieran que fueran muchas, finalmente no quedaba una sola…Cortábamos el papel, pelábamos los palillos de coligüe, los pegábamos con cola caliente, sus tirantes, para luego verlos volar y llevarlos muy lejos…Y luego visitar las ramadas (fondas) de mi pueblo. Disfrutar los anticuchos, jugar a la ruleta, botar los gatos porfiados o disparar a los patos…Qué recuerdos…Hoy mi  madre ya no está, las empanadas se compran. Los volantines son de plástico y en mi pueblo ya no hacen ramadas. Lo que si perdura, es que continuo celebrando estas fiestas en familia”, cuenta Luis Américo Bustamante, director del Colegio Santo Tomás Curicó.


“El 18 de septiembre lo asocio  a Tedeum, Parada Militar, ramadas y volantines al viento,  es lo primero que se me viene a la memoria. También los típicos asados familiares y unos buenos pies de cueca.  A nivel escolar,  la alegría y entusiasmo que la mayoría de los niños y jóvenes demuestran en el Acto de Fiestas Patrias. Se muestran orgullosos de hacerse parte de esta celebración y que no me cabe duda, será la que más les marcará para demostrar que fueron parte de esta celebración en su niñez y adolescencia junto a sus compañeros de curso”, afirma José Aravena, director del Colegio Santo Tomás Ñuñoa.


“El 18 de septiembre representa para mí la alegría que viene con la llegada de la primavera, donde pareciera que todo se renueva. Siento que con lo significativo de la conmemoración de la independencia de nuestra patria, esta época es una de las más apreciadas porque está llena de detalles vivificantes: la aparición de los volantines, el agradable perfume de la naturaleza, y en mi caso, la esperada reunión familiar que vivimos año a año”, vivencia Florencia Soto, directora del Colegio Santo Tomás Talca.